Es una empresa familiar con más de 60 años de experiencia en el sector cárnico. Sus raíces están en Alfambra, localidad próxima a la capital turolense.

Fue allí donde Teodoro Villamón y Humildad Martínez, los padres de esta saga engendraron una pequeña carnicería, que, a partir de 1980, sus hijos y sus respectivas cónyuges trasladaron a Teruel en forma de empresa cárnica.

Ahí empezó la vida de Don Jate. Desde entonces, comercializan carnes y embutidos, procedentes de granjas propias. Estos productos se pueden encontrar, en los 10 establecimientos de una cadena de supermercados repartidos por todos los rincones de la ciudad y que se llama ALVIMAR.

Además, esta empresa recibe centenares de pedidos desde toda España, incluso desde Francia e Italia. En 1999, el negocio ya había crecido y, se realizó un traslado a un lugar más grande; una fábrica de embutidos, situada en el Polígono Industrial La Paz, que hoy en día ha crecido aún más.

Cuenta con unas nuevas y modernas instalaciones con matadero propio, sala de despiece y embutido, secadero natural de jamones y tienda abierta al público.En estos momentos, este grupo empresarial cuenta con algo más de 80 trabajadores repartidos en todas las secciones y departamentos. Personal concienciado con los valores de esta tierra y que mira al futuro con optimismo e ilusión.Don Jate se llama a esta marca de embutidos, carnes y alimentos típicos de Teruel, a los que se suma el Jamón Villamón de Denominación de Origen. Toda esta gama de artículos ha crecido avalada por la experiencia, la tradición y por un sabor que hace a cada uno inconfundible.